La importancia de un buen desayuno antes de ir al Gimnasio

La importancia de un buen desayuno antes de ir al Gimnasio

El desayuno es la comida más importante del día y la mayoría de nosotros no le da la importancia que merece, a tal punto que seguro conocemos a más de uno que sale de casa sin desayunar.

Aún quienes desayunamos muchas veces lo hacemos de manera inadecuada, por salir apurados tomamos un café y así nos vamos a enfrentar la vida. Es lógico que al rato nos sintamos débiles e incluso con cierto malestar estomacal.

El desayuno además se vuelve una cuestión sumamente importante cuando vamos a entrenar a la mañana. Si vamos a hacer ejercicio físico necesitamos energía suficiente y una alimentación adecuada para no sufrir bajas de presión o pesadez.

Qué significa desayuno

Si vamos a la etimología del término, veremos que “des-ayuno” significa romper el ayuno, ya que al dormir pasamos un ayuno de entre 6 y 10 horas (depende de cuánto duerma cada uno). Al igual que una mascota nuestro cuerpo necesita hidratarse y comer luego de no haber ingerido nada durante varias horas. Tenemos que recuperar fuerzas.

Para eso en principio tenemos que consumir algo más que té o café. Debemos ingerir algún alimento. Pero, ¿Qué tipo de alimento?

Qué comer antes de ir al gimnasio

En principio deberíamos diferenciar entre los llamados “ carbohidratos simples” y “carbohidratos complejos”. Los carbohidratos simples son los que encontramos en el azúcar de mesa, jugos y galletitas por ejemplo, pero también en las frutas y el yogur. El problema con estos carbohidratos es que te sacian en el momento pero hacen que tengas hambre mucho más rápido. Los carbohidratos complejos se encuentran por ejemplo en vegetales. No quiere decir que unos sean buenos y otros malos, pero sí que hay que consumirlos en su justa medida.

Lo ideal antes del entrenamiento es comer un huevo o algo de carne sin grasas que acompañe tu infusión, y antes de salir hacia el gimnasio comer una banana. También viene bien comer avena, yogur o frutas secas. De esta forma no sufrirás de bajas de presión.

Un buen desayuno no significa atiborrarse de comida o mezclar muchas cosas. La idea no es que sientan pesadez, sino que sientas el cuerpo fuerte pero liviano.

Una vez que hayas terminado de entrenar tomá suficiente agua para rehidratarte y comé algo liviano, puede ser una barra de cereal, de manera de que llegues a la hora de comer sin un hambre voraz.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *