Cómo evitar el efecto rebote a la hora de adelgazar Lo que debes saber para perder peso sin perder la salud

Cómo evitar el efecto rebote a la hora de adelgazar Lo que debes saber para perder peso sin perder la salud

El cuerpo humano es una máquina maravillosamente afinada que se ha ido perfeccionando desde hace miles de años, adaptándose a las necesidades de cada periodo, trabajando minuto a minuto para sobrevivir ante las adversidades del medio. La evolución desarrolló mecanismos de ahorro de energía debido a que el alimento no estaba al alcance en todo momento y en épocas pasadas se sucedían periodos frecuentes de hambruna.

ACUMULAR GRASA COMO MECANISMO DE DEFENSA ANTE EL HAMBRE

Cada vez que una persona inicia una dieta baja en calorías la memoria genética” entra en acción y la situación es interpretada por el organismo como periodo de hambre”. Entran en juego mecanismos de “protección”, el organismo responde ante estas situaciones con acciones de defensa y comienza a ahorrar energía de dos formas:

• Descenso del metabolismo: cada vez necesita menos energía para sobrevivir y realizar las funciones vitales.

• Mayor eficiencia para conseguir reservas de energía y protegerlas, es decir, acumula grasa y además evita que estas reservas se utilicen, que el tejido adiposo de reserva sea empleado.

Como consecuencia de este mecanismo de defensa el cuerpo comenzará a acumular grasa y, por mucho ejercicio que realicemos, se resistirá a consumirla para obtener energía. A menor cantidad de calorías ingeridas, mayor respuesta de los mecanismos de protección”. Esta respuesta metabólica explica por qué las personas que siguen as bajas en calorías llegan a una meseta en la que fio pueden perder más peso o incluso engordan a pesar de comer poca cantidad. El resultado final de una combinación de restricción energética y actividad física exigente es que se precisa menos cantidad de kilocalorías para mantener el peso corporal en una deportista que hace dieta, que en una que no hace dieta y tiene las mismas características antropométricas.

LO PEOR ESTÁ POR LLEGAR…

Entrar en esta dinámica de comer poco y además acumular grasa no es lo peor de esta situación, durante este periodo de restricción calórica el ritmo metabólico basal disminuye, el organismo se decide abandonar la restricción calórica y se vuelve a una dieta normal, el organismo recibe lo peor viene después. Se adapta a gastar poca energía y necesita muy paco aporte energético para “sobrevivir”. Cuando una cantidad de energía con la que antes no contaba. Sin embargo, se encuentra adaptado a una situación de ahorro energético y continuará en su empeño de gastar poco y crear reservas energéticas, es decir, acumular grasa con ese aumento de calorías aportadas por la dieta. Se ha entrado en una “vuelta sin retorno”, hemos “entrenado” a nuestro cuerpo para ser una máquina muy eficiente ante situaciones de hambruna: gasta poco y ahorra mucho. Por esta razón, las personas que consiguen perder peso a través de una dieta hipocalórica, al abandonarla, vuelven a cogerlo e incluso más que en el estado inicial. **Este proceso es lo que se denomina efecto rebote. **

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.