Categorized as: Perder peso

Desmontamos el mito de que los carbohidratos engordan

Los carbohidratos aportan 4 kilocalorías por gramo mientras que las grasas ostentan un aporte de 9 kilocalorías

Lo que nos hace engordar es el exceso de calorías totales que nos aportan los hidratos de carbono, las proteínas, las grasas y las bebidas alcohólicas. La principal fuente de calorías la representan las grasas, que aportan 9 kilocalorías por gramo, mientras que los carbohidratos aportan 4 kilocalorías por gramo.

El organismo reserva las calorías procedentes de las grasas, mientras que las calorías contenidas en los carbohidratos son más fácilmente quemadas u oxidadas, puesto que son combustible directo para los músculos.

Nuestro metabolismo quema los hidratos de carbono de forma diferente para obtener energía, en lugar de almacenarla directamente. Un detalle importante: las calorías vacías del alcohol se acumulan rápidamente en nuestro organismo, lo cual incrementa la acumulación de lípidos (grasas).

 

Fuente: https://www.sportlife.es/nutricion/articulo/desmontamos-el-mito-de-que-los-carbohidratos-engordan

Cómo diseñar un plato completo y sano

Así debe estar dividido tu plato o tupper si quieres comer saludablemente

Con el ritmo de vida que llevamos, muchas personas creen que disfrutar de un plato rico y saludable puede convertirse en misión imposible… pero nada de eso. Nosotros te vamos a dar la receta perfecta para diseñar un plato completo y sano, que esté bueno ya depende de ti. Un buen ejemplo podrían ser estos rollitos de aguacate con salmón y sisho.

La mitad del plato de verduras o fruta

La parte importante de tu comida debe ser verdura o fruta. En concreto la mitad de tu plato o tupper tiene que contener productos tales como las espinacas, el brócoli, los guisantes o cualquier producto vegetal que se te ocurra con una excepción, las patatas. Este tubérculo es el único que no entraría en la terna de vegetales debido a la gran cantidad de azúcar que contiene.

Cómo diseñar un plato completo y sano

Así debe ser tu plato saludable

Un cuarto del plato de cereales integrales

El incluir en nuestra receta un cuarto de cereales integrales puede beneficiarte sobremanera. Añadir quinoa, trigo integral u otros muchos cereales nos ofrecerán ganancias como que estos alimentos aportan energía en forma de hidratos de carbono lentos y apenas contienen grasas, siendo además éstas sanas, ayudan a regular el colesterol por su contenido en fibra soluble y, entre otras cosas previenen algunos tipos de tumores como el de colon, mama y pulmón.

El cuarto que nos queda, de proteínas

Pescados como el bacalao o el atún son fuentes de proteínas saludables. También pueden entrar en tu dieta el pollo, o los garbanzos y lentejas si no comes producto animal. En este aspecto, aunque la carne roja contiene proteínas, no es recomendable ingerirla más de dos veces a la semana. Igualmente, cuidado con el queso por su alto contenido en grasas.

Por último, aceite de oliva y para beber, agua

Además de ser típico de nuestra dieta mediterránea, el aceite oliva es, sin abusar, muy saludable. Para beber, aléjate todo lo posible de las bebidas gaseosas y de las alcohólicas. Sustitúyelas por agua o como mucho por té o un café que no contenga mucha azúcar.

 

Fuente: https://www.sportlife.es/nutricion/articulo/como-disenar-un-plato-completo-y-sano

Quema más grasa en menos tiempo

Cuando llevamos a cabo un trabajo o realizamos una tarea, uno de los aspectos más valorados por cualquier persona es la eficacia. Ser eficientes significa desempeñar la función encomendada de forma correcta y emplear para ello el menor tiempo posible. Lo ideal sería inventar una pastilla mágica para lograr cada objetivo sin esfuerzo y en un tiempo récord, pero ese momento no ha llegado aún.

Lo que sí podemos hacer nosotros es facilitarte los trucos y consejos para que entrenes del modo más eficiente posible. Cuando el objetivo es quemar grasa y bajar de peso en el tiempo más breve posible tenemos que ser eficaces y eso, a veces, es complicado. Para alcanzar una meta existen varios caminos, no hay una fórmula mágica universal que le funcione a todo el mundo. Es importante respetar el principio de individualidad y las características físicas y personales de cada uno de nosotros, sin embargo, hay algunos aspectos que es importante olvidar y desmitificar.

Error 1: El entrenamiento aeróbico es el más eficaz para quemar grasa y consumir calorías

Tradicionalmente se pensaba que lo más adecuado para bajar de peso era caminar, correr, montar en bici o cualquier otro deporte de tipo aeróbico, mantenido en el tiempo y a no demasiada intensidad (para favorecer que el sustrato energético sean las grasas y no el glucógeno muscular, que se utiliza cuando la actividad supera cierta intensidad).

Este tipo de ejercicios llegan a consumir en torno a unas 300 calorías por hora aproximadamente (estos cálculos dependen de muchos factores: edad, peso, estatura, tipo de ejercicio, frecuencia cardiaca…) y su incidencia sobre nuestro metabolismo se hace notar hasta incluso tres horas después de haber concluido la actividad. Una vez leído esto puedes pensar, no está nada mal, pero la realidad es que su efectividad queda lejos de lo deseado.

El impacto de ese entrenamiento sobre nosotros se reduce a unos minutos determinados durante su desarrollo y hasta tres horas después de su conclusión, pero con un porcentaje de acción mucho menor, algo que no resulta demasiado eficaz si necesitamos perder grasa en el menor tiempo posible.

Otro aspecto que no alienta demasiado es que al combinar estos ejercicios con una dieta de carácter hipocalórico se suele favorecer la pérdida de tejido muscular, algo que ralentiza aún más nuestro metabolismo.

Realidad

El tejido muscular es un tejido activo que necesita energía para funcionar. La pérdida de este tejido ralentiza nuestro metabolismo y por lo tanto enlentece los procesos de pérdida de grasa. Está demostrado que el trabajo de fuerza consigue mejorar nuestra composición corporal, preservando nuestro tejido muscular y favoreciendo la pérdida de grasa.

Incluso siguiendo una dieta hipocalórica, con el adecuado entrenamiento de fuerza lograremos conservar y mejorar nuestra musculatura, algo clave para la consecución de nuestros objetivos.

Error 2: Para perder peso no hay que consumir grasas

Normalmente cuando queremos eliminar grasas de nuestro cuerpo se tiende a realizar la misma operación con nuestra dieta. Tiene cierta lógica pensar esto pero realmente no es así de sencillo. Las dietas demasiado restrictivas harán que nuestro metabolismo se ralentice entrando en estado de reserva o alerta, utilizando la energía para preservar las funciones vitales y llevar a cabo las tareas diarias.

Al finalizar estas dietas, nuestro cuerpo, de forma inteligente, decide almacenar más grasas para evitar que esta situación previa se vuelva a producir y ser capaz de responder mejor ante una situación de “hambre”, produciéndose el conocido efecto rebote.

Realidad

Cuando hablamos de eliminar grasas de la dieta realmente deberíamos decir es eliminar las grasas malas, derivadas de los productos procesados y ultraprocesados y sustituirlas por las grasas buenas, procedentes de los pescados azules, el aceite de oliva, los aguacates y los frutos secos, entre otros. Las grasas deben suponer entre un 20% y un 30% de las calorías que ingieres.

De hecho, las grasas tienen un efecto antiinflamatorio que favorece la recuperación muscular tras el esfuerzo. El problema no son las grasas en sí, si no el tipo de grasas y el uso que hacemos de ellas. Además de elegir el tipo de grasas que te recomendamos no debes sobrepasar las cantidades apropiadas.

Por ejemplo, si desayunas un pan con un par de cucharadas de aceite de oliva, un aguacate y después tomas frutos secos, probablemente ya te habrás superado el aporte de grasas recomendado para ese día. Lo más recomendable es medir bien las cantidades, sobre todo cuando pretendes reducir grasas de tu cuerpo.

Fuente: https://www.sportlife.es/entrenar/fitness/articulo/quema-mas-grasa-en-menos-tiempo

Los beneficios del té

Algunas personas todavía piensan en ancianitas inglesas cuando les hablas de té, pero se trata de una gran bebida para deportistas:

Hidrata. Es perfecto para reponer los líquidos perdidos durante el entrenamiento, sobre todo los días de frío.

Repleto de antioxidantes. Ayudan a combatir los radicales libres que se producen durante la actividad física, previenen el envejecimiento celular y te defienden contra los resfriados, entre otros muchos efectos positivos.

Activa… de forma controlada. Contiene cafeína, pero en menor cantidad que el café, por lo que resulta más fácil controlar y aprovechar su efecto estimulante.

Te ayuda a controlar tu peso. Por un lado, tomar a sorbitos algo caliente y sin calorías (si no le echas azúcar, leche o miel) llena el estómago y calma la ansiedad por comer. Y por otro, su contenido en cafeína te ayuda a moverte más y quemar más calorías.

Pierde peso, come a todas horas

No dejes pasar más de 3 horas entre una comida y otra o puedes sucumbir al lado oscuro del hambre.

CINCO COMIDAS AL DÍA

Sí, lo que oyes, cinco comidas al día es lo que necesitas para perder peso. Y es que especialistas en nutrición de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) recomiendan no dejar pasar más de tres horas entre una comida y otra si se quiere reducir el sobrepeso y mantener una dieta saludable.

Pasado ese tiempo, el cuerpo puede entrar en un estado de “inanición” por el cual el organismo interpreta que hay “escasez de alimentos” y decide ahorrar energías quemando menos grasa de la debida.

Por otro lado, aguantar hasta la hora de comer puede hacer que, cuando por fin lo hagas, des rienda suelta a mucha hambre acumulada y con la inercia acabes comiendo mucho más de lo que realmente necesita tu cuerpo. Así que la comida, mejor en muchas tomas y bien medidas.

DORMIR BIEN, COMER BIEN

Por otra parte, un buen patrón del sueño es primordial para todo plan serio de perder peso. Dormir en exceso o demasiado poco puede hacerte engordar, aseguran los investigadores de la Universidad Wake Forest (EE.UU.), que analizaron a los participantes en el estudio durante cinco años.

En el grupo inferior a 40 años de edad, las personas que dormían 5 horas o menos cada noche aumentaban casi 2,5 veces la grasa abdominal respecto de quienes planchaban la oreja entre 6 y 7 horas diarias; por otra parte, quienes dormían 8 horas o más casi multiplicaban por dos la grasa abdominal respecto del grupo que dormía entre 6 y 7 horas.

Las personas con déficit de sueño tienden a comer más (y gastan menos energía) porque están cansadas, aseguran los autores del estudio, mientras que las personas que duermen más de 8 horas cada noche pueden mostrarse menos activas.

 

Fuente: https://www.menshealth.es/perder-peso/articulo/Pierde-peso-come-a-todas-horas

Los edulcorantes, en entredicho

En las personas que ya sufren sobrepeso puede provocar mayor acumulación de grasa

Cambiar el azúcar por los edulcorantes no es tan saludable como podías imaginar, tal y como demuestran los resultados de una investigación presentados en el marco de ENDO 2017, el encuentro anual de la Sociedad de Endocrinos. Esto se debe a que los edulcorantes reaccionan con el metabolismo.  Y lo hace de tal manera que provoca acumulación de grasa, especialmente en aquellas personas que ya tienen problemas de sobrepeso.

GENES ACTIVADOS

El estudio se sirvió de diferentes estrategias para llegar a esa conclusión.  En primer lugar, los investigadores analizaron la sucralosa, un edulcorante artificial, en células madre extraídas de tejido graso humano, utilizando una concentración en sangre similar a las que presenta un individuo que consume dos latas de refresco azucarado artificialmente. En el proceso descubrieron una mayor activación de los genes asociados con la producción de grasa y la inflamación.

RELACIONADO: ¿Sirven los edulcorantes para perder peso? 

El segundo experimento se utilizaron muestras de grasa abdominal procedentes de ocho personas que consumieron edulcorantes bajos en calorías. Los investigadores vieron evidencia de un mayor transporte de glucosa en las células -que significa acumulación de más azúcar en la sangre- y sobreexpresión de los genes productores de grasa, en comparación con muestras de sujetos que no utilizaron los edulcorantes.

Los científicos sospechan que la razón puede ser que los edulcorantes bajos en calorías parecen aumentar los receptores de sabor dulce en la grasa abdominal, y que permite a la glucosa entrar en las células más fácilmente.

RECEPCIÓN AUMENTADA

Básicamente, estos receptores están buscando dicha solución dulce, y los edulcorantes bajos en calorías -que a menudo son varias veces más dulces que el azúcar- satisfacen esa necesidad. Los investigadores señalaron que aquellos que consumen regularmente edulcorantes artificiales tenían una sobreexpresión del receptor de sabor dulce 2,5 veces mayor que aquellos que no consumen la sustancia.

Como resultado, el cuerpo absorbe mayores cantidades de glucosa y entra en las células y en el torrente sanguíneo, elevando los niveles de azúcar en la sangre en el cuerpo. Este proceso a menudo conduce al almacenamiento de grasa abdominal.

Sin embargo, este estudio es sólo uno de muchos que se ocupa de los edulcorantes artificiales. Tanto su relación con el aumento de peso como si son beneficiosos o perjudiciales para la salud aún no ha sido aceptado totalmente por la comunidad científica.

 

Fuente: https://www.menshealth.es/perder-peso/articulo/edulcorantes-artificiales-en-entredicho

¿A qué velocidad debo correr para adelgazar?

¿Eres de los que creen que deben correr a máxima velocidad para perder peso más rápido? ¡Estás equivocado!

Contrario a lo que la mayoría de las personas pueden creer, correr rápido no es la mejor forma de bajar de peso.Correr a cualquier velocidad quema aproximadamente 100 calorías por kilómetro, sin embargo, correr un kilómetro a 6 minutos obviamente quemará un poco más de calorías que hacerlo a 9, sencillamente por el esfuerzo.

Pero el hecho de que tú quieras correr distancias inimaginables o a tiempos récord solo por bajar tu pancita es una mala idea, ya que esa obsesión no te llevará a ninguna parte.

  • Recuerda esto: correr menos, pero en mayor cantidad no te ayudará a quemar más calorías como esperas.

Cuando añades una gran cantidad de kilómetros en poco tiempo (y a un ritmo más veloz de lo que acostumbras), tienes el riesgo de lesionarte, dejar de ejercitarte e incluso subir de peso, por lo que necesitas añadir kilómetros y disminuir minutos a tu cuenta personar para mantener tu quema de calorías estable… ¡Eso sí te ayudará a conseguir los resultados que esperas!

Fuente: http://www.sportlife.com.mx/a-que-velocidad-debo-correr-para-adelgazar

Prohibido confiar en las dietas

Las dietas milagro pueden poner en peligro tu salud. ¡Ten cuidado!

Sí, sabemos que algunas dietas son efectivas a corto plazo, pero al aplicarlas en tu vida puedes poner en riesgo tu salud.

De verdad ten cuidado, sobre todo en aquellas dietas que eliminan grandes grupos de nutrientes (como grasas o carbohidratos), y que te prometen bajar de peso en tiempo récord.

Mucho menos creas en aquellas dietas de moda que se basan en la ingesta de un producto o alimento, simplemente no existen.

Aquí te damos 4 razones para que las evites lo más que puedas:

1. Te dejarán sin energía

Recuérdalo, las dietas que te desequilibran simplemente de dejarán sin ganas de hacer nada, con lo cual no podrás bajar de peso como deseas. ¿O a poco quieres estar todo malhumorado y cansado durante el día?

2. Tu belleza se verá afectada

Además de que lucirás todo cansado, tu cabello y piel perderán su brillo característico, ya que tu cuerpo sufrirá desequilibrios.

3. Engordarás de forma más sencilla

Las dietas milagro se basan en la ingesta de determinados productos o la eliminación de un determinado grupo de alimentos, por lo que sí perderás peso rápido, pero lo ganarás de forma todavía más veloz.

4. Tu metabolismo sufrirá

Adoptar una dieta milagro solo provocará que tu metabolismo se altere. ¡No permitas que tu salud se vea afectada simplemente por una moda!

Recuerda que la única manera sana y efectiva de lograr bajar de peso es adoptando un estilo de vida diferente. Busca el balance perfecto entre nutrición, deporte y descanso.

 

Fuente: http://www.sportlife.com.mx/prohibido-confiar-en-las-dietas

Elimina la grasa en 15 días

Empezaremos este artículo diciéndote algo básico que necesitas saber: bajar de peso NO es mágico ni funciona con recetas o productos milagro. ¡Cuidado al pensar esto!

Quemar grasa o bajar de peso no es tarea fácil, pero algunas prácticas que COMPLEMENTEN tu estilo de vida saludable, con ejercicio regular y dieta variada, sí podrían servirte.

De acuerdo a investigaciones del Instituto Politécnico Nacional y la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, la toronja contiene propiedades que ayudan a tu organismo en demasía, además, al tener una gran cantidad de fibra, facilita la digestión y te ayuda acelerar el metabolismo, un punto clave a la hora de perder peso y sentirte más ligero(a).

En Sport Life México te proponemos un jugo que deberías tomar diario por los 15 días que te mencionamos para que comiences a ver resultados más pronto. ¿Te animas a probarlo?

INGREDIENTES:

1 toronja sin cáscara

1 cucharada de miel

2 cucharadas de vinagre de manzana

PREPARACIÓN:

Mete todo a la licuadora y obtendrás un pequeño vaso de un jugo que te hará sentir increíble debido a todos los aportes energéticos que esta alimentos le dan a tu cuerpo.

Solo no pienses que es un remedio mágico y que por tomarlo hasta dos veces al día tendrás el cuerpo que tanto anhelas, ¡no! bajar de peso requiere de esfuerzo y voluntad de cambiar, por ello es que los resultados que consigas serán más valiosos, ya que simplemente serán fruto de tu esfuerzo.

¡No te rindas!

 

Fuente: http://www.sportlife.com.mx/elimina-la-grasa-en-15-dias

6 errores que estropean tu intento de comer saludable

A veces puedes tener todas las ganas de comer saludable, pero algunos errores estropean todo tu esfuerzo.

Sí, seguramente tienes identificados qué alimentos ya no deberían estar presentes en tu dieta como las grasas saturadas o el azúcar, pero aunque los evites por completo, puedes estar cometiendo errores terribles que no te ayudan en nada, a pesar que intentes comer saludable.

Para estar saludable no solo basta con elegir alimentos que parezcan saludables y llevarlos a tu boca, a veces es necesario que sepas cómo combinarlos correctamente.

Aquí te mencionamos algunos de los errores más comunes que todos cometemos al querer “comer saludable”.

1. Licuar la fruta

errores saludables que engordan

Las frutas son alimentos súper saludables, pero al querer hacerte un smoothie o licuado, las frutas pierden todos sus beneficios de la fibra, sobre todo si dejas pasar mucho tiempo para ingerirla después de licuarla.

Al procesarlas en jugo, pierden sus nutrientes, provocan un pico en tu índice glucémico y no te llenan. Así que evita la fruta en licuado o jugo.

2. Masticar poco

Mínimo 20-40 veces es lo que debes masticar antes de pasar un bocado, sino te quedarás con hambre y eso provocará que quieras comer más después.

3. Usar endulcorantes al sustituir azúcar

Muchas personas evitan el azúcar para endulzar sus alimentos, pero consumen edulcorantes que realmente no son la mejor opción.

Solo aumentarán tus deseos por antojos dulces.

4. Ponerle crotones a tu ensalada o sopa

Sí, sabemos que les da un toque diferente a tus comidas, pero no deja de ser pan blanco, que muy probablemente, sea de mala calidad.

Pero no solo eso, están fritos y tienen grandes cantidades de sal, mala combinación. Evítalos lo más que puedas.

errores saludables que engordan

5. Comer pan con cereales

Si eres de los que piensan que el pan de caja es saludable solo porque tiene algunas ricas semillas, realmente no lo es. Solo es una mezcla de harina (quizá harina integral), pero que no es más saludable solo porque tiene semillas. Ten cuidado con su consumo o busca opciones más saludables al darte tiempo de leer la ficha nutrimental.

6. Yogurt natural

Es complicado elegir una opción baja en azúcar, sobre todo porque existen productos en el mercado que anuncian que tienen 0% azúcar y cuando pones un poco de atención, sus cantidades son demasiadas y muy poco saludables, por el contrario de lo que pudieras creer.

Busca un balance, tómate el tiempo de encontrar la mejor opción.

saludable